Cuando hablamos del feng shui, es habitual pensar en la distribución física del espacio, pero lo cierto es que este concepto engloba mucho más. El feng shui incluye todas las condiciones ambientales que afectan a una estancia u hogar, contribuyendo al bienestar de las personas. Y entre ellas influyen, por supuesto, los aromas de tu hogar. A continuación te damos las claves para que consigas la armonía transmitiendo a través del olfato la funcionalidad y las sensaciones que desees en cada habitación.

 

Un olor, una sensación

Para conseguir unos aromas de tu hogar precisos, es necesario primero que sepamos qué función le damos a ese espacio y qué queremos que represente. Aunque obviamente todo depende del gusto de cada una, hay olores que se asocian a determinados valores y sensaciones:

 

  • Bergamota: si quieres crear un espacio intenso, cargado de (buena) energía, el aroma cítrico de la bergamota puede ser una excelente opción.
  • Almizcle: junto con el sándalo, se asocia a la prosperidad. Permite crear ambientes sensuales, limpios y secos. Combinado como base con esencias florales, despierta un aroma muy hogareño, ideal para recibidores o salones.
  • Azahar, geranio y ámbar: son las que se relacionan con el amor, la fidelidad y la vida en pareja. Está claro que son fragancias idóneas para colocar en algún lugar del dormitorio, eso sí, sin sobrecargarlo mucho.
  • Canela y rosa: asociados con el conocimiento y el saber. Son una buena opción para estudios y espacios de lectura dónde tomarte un buen té junto a una interesante novela.
  • Lavanda y manzanilla: reconfortantes y familiares. La extracción de estas dos plantas permite crear ambientes cómodos y tranquilos. Ideal para baños o espacios de ocio y tranquilidad.

 

El tamaño sí importa

Dependiendo de cómo queramos ambientar una estancia, es importante no solo el tipo de aroma que queramos utilizar sino el formato en el que este se presenta:

 

  •           Sobres perfumados: no siempre debemos embargar toda la habitación de un solo olor. Colocar sobres perfumados en espacios reducidos puede darnos una agradable sorpresa  cada vez que abramos un cajón u armario.
  •          Difusor de aromas: para los amantes de la aromaterapia que busquen también humidificar el ambiente. Los difusores de aromas automáticos son una excelente opción.
  •           Mikados: una forma natural y con estilo de personalizar nuestro hogar. Se pueden combinar las fragancias más cítricas con las florales, según época del año y estancia.
  •          Velas: más ocasionales pero con un alto poder decorativo. No solo aportarán un suave aroma a la velada sino que ayudan a crear un ambiente acogedor y reconfortante.

 

 

 

NO COMMENTS

Leave a Reply