Seguro que has oído hablar del Blue Monday, el día más deprimente del año. Según diferentes psicólogos, el tercer lunes del año lo tiene todo para ser el día más triste del año. La cuesta de enero se une a que no hemos conseguido mantener algunos de los propósitos que nos marcamos a principios de año y a que volvemos a estar totalmente inmersos en la rutina.  

 

¿Eres de las que no has conseguido cumplir todo lo que te propusiste el 31 de diciembre? No te preocupes. Según el psicólogo británico Richard Wiseman, solo el 12% de las personas logran cumplir sus propósitos para el año nuevo. Además, tan solo estamos a finales de enero. ¡Te queda todo un año para volver a ponerlos en marcha! 

Hoy te proponemos que dejes a un lado las altas exigencias y le des una vuelta a tus propósitos del año para hacerlos más realistas y asequibles a corto plazo. Para ayudarte a conseguirlo, hemos analizado los cinco propósitos más habituales. Busca el tuyo, ¡ponte manos a la obra y pasa del Blue Monday!  

Perder peso y hacer ejercicio

El propósito más común es también uno de los más difíciles de cumplir. Para facilitarte la tarea, te proponemos que en lugar de exigirte pisar el gimnasio cada día, te apuntes a practicar deporte en compañía. Practicar una vez por semana fútbol, voleibol, baloncesto o tenis hará que te comprometas con tus compañeros y que no te pierdas ningún entrenamiento. ¡Ya tienes una sesión semanal de deporte asegurada! 


Ahorrar
 

Para cumplir tu objetivo, olvídate de separar dinero todos los meses. Este año ahorrarás poniendo en práctica pequeños hábitos. Por ejemplo, compra alimentos a granel, camina o utiliza el transporte público en lugar de pedir un taxi y cocina en casa en lugar de pedir comida a domicilio. De esta manera no solo estarás ahorrando, sino que además estarás contribuyendo a tu salud y tu bienestar. ¡Dos por uno! 

Disfrutar de más tiempo con la familia 

Las maratonianas jornadas laborales nos dejan poco tiempo para disfrutar en familia. Si este es tu caso, obligarte a encajar momentos familiares cuando no tienes tiempo, solo hará que te estreses más. En su lugar opta por organizarte para ser más productiva en el trabajo. Solo así conseguirás salir antes y disfrutar de momentos de calidad con los tuyos.  

Cuidarse más 

Este es, quizá, el más importante de tus objetivos. Sentirte bien es fundamental para poder disfrutar de la vida. Olvídate de crear complicadas rutinas de belleza que abandones a los pocos días e idea una rutina diaria que establezca los mínimos de cuidado. Puedes, por ejemplo, iniciar el día limpiando tu rostro con agua micelar 5 en 1 para desmaquillar, tonificar, hidratar y calmar tu piel para después aplicar tu crema hidratante de día. Por la noche, repite la operación con el mismo agua micelar o con una toallita desmaquillante (si no sabes cuál es mejor para ti, sal de dudas con este post). Completa el cuidado básico de la piel de tu rostro utilizando una mascarilla de arcilla natural a la semana.  

Aprender un idioma 

Si a principios de año te fijaste como objetivo aprender un idioma, puede que a estas alturas te estés dando cuenta de lo exigente que es ir a clase. Por suerte, esta no es la única manera de aprender un idioma. Dale una vuelta a este propósito haciéndolo algo más divertido. Puedes, por ejemplo, ver una serie en versión original, apuntarte a un club de lectura en otro idioma o encontrar una persona con la que conversar mientras disfrutáis de un café 

 

Como ves, es fácil conseguir tus objetivos y no caer en el Blue Monday si los ves desde un lado positivo. En Equivalenza nos gusta ponernos objetivos fáciles y realistasBusca tu Equivalenza más cercano y pásate a conocer todas las novedades que tenemos para ti. ¡Te esperamos!